Glifing y el C.R.A Cañada Real


 
En primer lugar, queríamos agradecer  la experiencia tan positiva que nos habéis brindado. Participar en el “Proyecto Glifing” ha ayudado a nuestros alumnos a mejorar diferentes aspectos relacionados con la lectura y nos ha ayudado ,a su vez ,a los profesores que hemos aprendido una nueva forma de afrontar las dificultades que conlleva el aprendizaje de esta técnica tan complicada que es la lectura.
Muchas gracias a todos los profesionales que han estado con nosotros ayudándonos, apoyándonos y guiándonos en este quehacer.


EXPERIENCIA DEL PROGRAMA EN NUESTRA ESCUELA
Los responsables de este programa se pusieron en contacto con nosotros hace dos cursos académicos. Desde ese día como todos los centros escolares tenemos un tiempo de lectura dentro del horario lectivo, al comenzar la clase de lengua dedicamos un rato al programa Glifing.
Los niños en general se adaptaron enseguida a esta forma de trabajo y su lectura en un breve periodo de tiempo se vio mejorada considerablemente. Las variadas actividades, la manera de terminar cada sesión (carrera de coches ) y la evaluación final que conlleva la sesión han conseguido aumentar cada día la motivación hacía el programa.
Nuestros alumnos por ello han mejorado la rapidez y comprensión lectora y estamos muy satisfechos de haber participado.
Muchas gracias por todo
 C.R.A Cañada Real
 

Glifing y El Principito


En octubre estrenan la película de El Principito de Saint-Exupéry, aquí tienes un enlace con su tráilerEn Glifing vamos a ir a verlo, todo nuestro equipo interno más la comisión de maestras.

El Pequeño Príncipe es una historia atemporal que nos recuerda que lo realmente importante es invisible a los ojos, o que la amistad es un valor que hay que cuidar, o que los adultos a veces nos olvidamos de ver el mundo con ojos de niño...

En Glifing además, hablamos a menudo de un capítulo de El Principito, un capítulo que queremos recordarte en este blog:

*Un día el Pequeño Príncipe llega a un planeta en la que vive un rey, el rey le ofrece que pida un deseo, dado que él manda sobre todas las cosas y puede darle todo lo que quiera. El Pequeño Príncipe le pide una puesta de sol, recordad que le encantan las puestas de sol. El rey le dice "tendrás tu puesta de sol a las 6:46". El niño le dice, "pero la quiero ahora, haz que el sol se ponga ahora". El rey le contesta que si él ordenara a su general que volase de flor en flor como una mariposa y su general no obedeciese... ¿de quién sería culpa?, ¿del general por no obedecer o del rey por no saber mandar? Obviamente el Principito le responde que la culpa sería del rey. Así pues, el rey le contesta que él, con su sabiduría de gobernante, le proporcionará la puesta de sol cuando el sol se pueda poner, y no antes ni después.*



Cuando tenemos niños que no pueden leer, si no ajustamos nuestra demanda a sus necesidades y a sus posibilidades, estamos actuando como un rey necio, pidiéndole a los niños que vuelen de flor en flor como una mariposa.

Los niños con dificultades de lectura no harán,  o no harán bien, muchas de las cosas que les pedimos, y no será porque no quieran hacerlo, ni porque sean vagos, ni poco dotados... será que son gobernados por reyes que no conocen sus capacidades reales y si las conocen, pero siguen exigiendo, será que tienen reyes injustos.